La Reserva Mundial de la Biosfera La Palma y el IAC elaboran un protocolo para prevenir y controlar especies invasoras

El Gran Telescopio Canarias (GTC), en el Observatorio del Roque de los Muchachos (Garafía, La Palma). Crédito: Daniel López/IAC.

El objetivo de esta colaboración es mejorar la coordinación y eficacia de las labores que llevan a cabo ambas entidades para preservar la biodiversidad en el área del Roque de los Muchachos y garantizar la actuación rápida ante nuevas amenazas.

La Reserva Mundial de la Biosfera y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han elaborado un protocolo para la prevención, control y respuesta rápida frente a especies de flora exótica invasora, nuevas y recientemente descubiertas, que puedan amenazar la conservación de hábitats y especies protegidas en el ámbito del Observatorio del Roque de los Muchachos (ORM), área que congrega una de las baterías de telescopios más completa del mundo.

El presidente de la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma, Mariano H. Zapata, explica que esta acción colaborativa se enmarca en los trabajos de desarrollo de la iniciativa europea LIFE, de protección activa y gestión integrada de la Red Natura 2000, resultando fundamental para garantizar la eficacia de los trabajos continuos que se están realizando en la Isla para preservar nuestros ecosistemas.

En este sentido, el director del IAC, Rafael Rebolo, señala que “el protocolo tiene una vigencia inicial de cuatro años y permite establecer un marco colaborativo entre estas dos entidades con la finalidad de proteger en todo lo posible el medioambiente en el Observatorio”.

En el mismo documento se detalla el tratamiento que se debe aplicar ante cada una de las especies de flora y fauna recogidas en el Catálogo Nacional de Especies Exóticas Invasoras o que están consideradas potencialmente peligrosas por el Gobierno de Canarias y de las que aún no se ha detectado un foco en La Palma, pero que su aparición puede ser muy probable.

Su puesta en marcha permitirá cumplir con dos de los objetivos de la estrategia impulsada por la Comisión Europea en 2020 para detener la pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos en la UE, como son la protección de los ecosistemas y controles más estrictos sobre las especies exóticas invasoras.

Además, la elaboración de este protocolo de actuación está directamente relacionado con el desarrollo de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que pretende velar por la protección de las personas, el planeta y la prosperidad y con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se desarrollará un cambio hacia el desarrollo sostenible.