El investigador del IAC José Miguel Rodríguez Espinosa, próximo Secretario General de la Unión Astronómica Internacional

José Miguel Rodríguez Espinosa. Crédito: Inés Bonet (IAC).
Fecha de publicación

En la próxima Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (IAU), que tendrá lugar en Corea, en 2021, el investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), José Miguel Rodríguez Espinosa, será nombrado Secretario General de este foro, la mayor organización astronómica internacional, con más de 13.500 astrónomos profesionales de más de 100 países. De momento ha sido nombrado Asistente al Secretario General de la IAU para que, posteriormente, pueda tomar las riendas de esta Secretaría. Será el primer español en ocupar el cargo y lo hará durante el período 2021-2024. Este astrofísico, natural de Granada y experto en Astronomía infrarroja, galaxias activas y formación estelar, ha sido profesor de la Universidad Complutense, coordinador de Investigación del IAC, responsable científico del Gran Telescopio Canarias (GTC) y miembro fundador de la Sociedad Española de Astronomía (SEA), de la que fue presidente durante cuatro años, y de la Sociedad Europea de Astronomía (EAS). Comprometido con la divulgación, ha liderado haste este año el proyecto ENCIENDE, que tiene como objetivo mejorar la educación científica en la Escuela Primaria.

 

1. Usted es físico de formación. ¿Por qué se terminó inclinando por la Astrofísica y cuál ha sido su trayectoria profesional ?

Siempre me interesó la investigación, las Matemáticas, la Física, la Música…. Yo estudié sica teórica en Zaragoza. Pero, en California, donde estuve haciendo el doctorado, me incliné por algo más aplicado. Lo cierto es que el profesor con quien trabajé al principio, el descubridor de la partícula elemental ρ (William R. Frazer), se fue a Berkeley. Por eso, ya que me interesaba la Astronomía, y en la Universidad de California, San Diego, había un buen centro, me cambié e hice mi tesis en Astrofísica en el Center for Astrophysics and Space Sciences (CASS).

2. ¿Cuál es el campo de investigación en el que se ha especializado?

Al principio, me especialicé en Astronomía Infrarroja. Esta disciplina estaba empezando, se usaban detectores mono-dimensionales, de 1 pixel. Nosotros trabajamos con una matriz de 12 detectores en línea. Recuerdo observaciones con el telescopio de 5 m de Monte Palomar. Luego, por exigencias de la ciencia que quería llevar a cabo, hice observaciones ópticas. Y ahora me interesa la Cosmología observacional, campo en el que he estado trabajando desde que finalicé mi trabajo en el GTC.

3. ¿Qué ha aportado o puede aportar la Astronomía infrarroja?

La Astronomía infrarroja es clave para muchos estudios, desde galaxias activas, estrellas frías, exoplanetas, etc., pero también para observaciones del Universo temprano. El desplazamiento al rojo causado por la expansión hace que veamos los objetos del Universo temprano en el infrarrojo.

4. ¿De qué resultados se siente más orgulloso?

De mi primer artículo, en el que comparé la galaxia M82 con Orión. Hacían falta 100.000 Oriones para explicar M82. Lo curioso es que, desde las observaciones en rayos-X hasta las de radio, todo casaba. Como resultado más reciente, me satisface haber caracterizado la primera burbuja ionizada, a z~6,5, antes de la re-ionización del Universo. Y, por supuesto, me siento orgulloso de haber contribuido al éxito científico del Gran Telescopio Canarias.

5. ¿Qué es y qué funciones tiene la IAU? Y dada la cantidad de organizaciones internacionales existentes cuya utilidad a veces se cuestiona, ¿hasta qué punto cree que la IAU debe modernizarse?

La Unión Astronómica Internacional (IAU), fundada en 1919, es la mayor organización astronómica internacional. Su misión es promover y salvaguardar la Astronomía en todos sus aspectos, incluida la investigación, la comunicación, la educación y el desarrollo, a través de la cooperación internacional. También es la autoridad reconocida internacionalmente para asignar designaciones a cuerpos celestes. La IAU engloba al mayor número de astrónomos profesionales (13.500). Es la organización profesional que representa a la Astronomía mundial. Yo estoy ahora en proceso de aprendizaje, y son muchísimas las cuestiones que se me presentan. Aparte de una Asamblea General cada tres años, la IAU organiza unos nueve simposios cada año en todas las ramas de la Astronomía. Y, por supuesto, trata de igualdad de género, de inclusión de personas con discapacidad y de educación. La IAU hace mucho trabajo de divulgación y trata de descentralizar las actividades. Hay, por ejemplo, oficinas de Astronomía para el Desarrollo en Ciudad del Cabo, de Divulgación en Tokio y de Jóvenes Astrónomos en Oslo, que lleva a cabo una escuela internacional en países que buscan consolidar en sus universidades e instituciones la investigación en Astronomía y el desarrollo tecnológico asociado.

La IAU cuenta, por primera vez con un plan estratégico para los próximos diez años, 2020-2030. Es una sociedad en continuo cambio, ya que su Comité Ejecutivo cambia cada tres años. Por tanto, cada tres años hay ideas nuevas y personas nuevas. Y es un organización muy concienciada en el tema de igualdad. De hecho son mujeres las tres últimas presidentas: la primera fue Silvia Torres de México, ahora está Ewine van Dishoeck, profesora de la Universidad de Leiden, en Holanda, y la próxima será Debra Elmegreen, de Estados Unidos.

6. ¿Cuáles serán sus metas y qué nivel de responsabilidad lleva asociado este cargo?

El Secretario General lleva el día a día de la IAU. Eso incluye la aprobación de los presupuestos, la aprobación de los simposios, la organización de las Asambleas Generales cada tres años, etc. Se dice que la persona al frente de la Presidencia representa a la IAU, mientras que la que ocupa la Secretaría General sería como el Primer Ministro.

7. ¿Supondrá abandonar la investigación para hacer más gestión?

Espero que no. El compromiso que se adquiere es estar todos los meses una semana en las oficinas centrales de la IAU, dedicado completamente a tareas de la IAU. Entre tanto, no es que no haya trabajo, mensajes, video-conferencias..., pero no es un trabajo al 100%. Y, por supuesto, no se remunera.

8. ¿Qué se puede hacer desde la IAU y, en general, para fomentar vocaciones científicas en los más jóvenes y, especialmente, en las niñas?

La IAU tiene como elemento clave la tarea de inclusión e igualdad de género, como lo demuestra el hecho de que tres mujeres seguidas -Silvia Torres-Peimbert, Ewine van Dishoeck y Debra Elmegreen- ocupen consecutivamente la presidencia. Son ejemplos en los que fijarse. Además, la actual Secretaria General es Teresa Lago, de Portugal. Esto es un buen ejemplo para las niñas, que pueden ver a semejantes en puestos relevantes. Pero eso no es todo. La IAU fomenta que las niñas sean más proclives a las materias STEM. Son muchísimas las charlas y actividades que se realizan en todo el mundo dirigidas a niñas para mostrarles opciones profesionales en la ciencia y la tecnología.

9. ¿Y qué planes se están llevando a cabo o están previstos para llevar la Astronomía a países en vías de desarrollo?

La IAU se toma muy en serio el papel de la Astronomía para el Desarrollo. Hay una Oficina con este fin. Su sede está en Sudáfrica y su actividad principal es la de apoyar proyectos de Astronomía para el Desarrollo en todo el mundo. De hecho, uno de los proyectos estrella es la electrificación de pueblos remotos en el Himalaya con paneles fotovoltaicos. Esto se completa con el aprendizaje de la población local en el uso de un telescopio para promover el turismo rural. Además, por iniciativa local, los habitantes ofrecen a los astro-turistas alojamiento, lo que mejora la economía de estos enclaves rurales.

Aquí en España también tenemos iniciativas de este tipo, como por ejemplo el proyecto Amanar (www.galileomobile/amanar), dirigido a refugiados saharauis y en el que participa personal del IAC. Este proyecto fue precisamente seleccionado como “proyecto especial” de la IAU en el marco del centenario de esta organización. Recientemente, Sandra Benítez Herrera, astrofísica divulgadora de la Unidad de Comunicación y Cultura Científica (UC3) del IAC, y coordinadora de dicho proyecto, ha sido nombrada nuestra representante nacional en la Oficina Regional Europea de la IAU de Astronomía para el Desarrollo (E-ROAD).

10. ¿Qué nueva información sobre el Universo nos aportarán los megatelescopios del futuro, como el Telescopio de Treinta Metros (TMT)?

El desarrollo de la Astrofísica ha sido posible gracias a telescopios cada vez mayores y a su avanzada instrumentación. Ha sido el caso del Gran Telescopio Canarias (GTC), tan solicitado por la comunidad científica. Los telescopios del futuro están llamados a revolucionar, una vez más, nuestro concepto del Universo. Aún hay cuestiones importantes para las que no tenemos respuesta, como la materia oscura o la energía oscura. En el caso de la materia oscura, creo que veremos desarrollos con los futuros telescopios. Igual, en la búsqueda de planetas tipo Tierra o de las primeras galaxias.

11. ¿En qué descubrimiento científico del siglo le gustaría participar?

Me gustaría encontrar las primeras galaxias que se formaron cuando el Universo apenas tenía 400 millones de años.