El asteroide progenitor de Ryugu colisionó con un objeto rocoso

Imágenes de alta resolución de las rocas brillantes (flechas) durante las operaciones de proximidad de Hayabusa2. Las imágenes de la primera aproximación (a-c) muestran fragmentos brillantes más pequeños y dispersos (adaptado de Tatsumi et al. 2021).
Fecha de publicación
Autores
et al.

La cámara de navegación óptica (ONC de sus siglas en inglés) de la misión Hayabusa2 ha encontrado numerosas rocas extrañamente brillantes comparadas con la superficie oscura del asteroide de tipo carbonáceo (o tipo-C) Ryugu. Las observaciones con la ONC y el espectrómetro en el infrarrojo cercano (NIRS3) indican que al menos 6 de esas rocas brillantes muestran un espectro de reflexión que es consistente con un origen exógeno; sus espectros son similares a los asteroides de tipo rocoso, o tipo-S, sugiriendo que dichas rocas son resultado de la mezcla de material posterior a una colisión entre el asteroide progenitor de Ryugu y un asteroide(s) de tipo-S. En el caso de Bennu, el asteroide visitado por la sonda OSIRIS-REx, de NASA, se encuentran también rocas brillantes, pero con espectros de reflexión similares a los asteroides de tipo basáltico, o tipo-V. Esta diferencia parece indicar que Ryugu y Bennu podrían tener una historia colisional diferente. Además, la mayoría de las rocas brillantes encontradas en Ryugu tienen un espectro similar al de los asteroides tipo-C, y muy probablemente se hayan formado en diferentes partes del asteroide progenitor de Ryugu con distintas historias térmicas. Dado que las muestras recolectadas por Hayabusa2 podrían contener algo de este material brillante, podremos obtener con su análisis un conocimiento detallado de las historias colisionales y térmicas de Ryugu.