Los gobiernos de España, Canarias y la Comisión Europea analizan los nuevos “grandes proyectos”