El Telescopio Liverpool, uno de los telescopios robóticos más grandes del mundo, cuenta ya con un edificio de apoyo instrumental que mejorará su rendimiento